fbpx

La época dorada del cacao en Tabasco

Por Ana Crisstell Martínez Ovando

La época dorada del cacao en Tabasco: Es un orgullo poder compartir con ustedes, lectores, un poco de las experiencias que hemos encontrado en el mundo del cacao.

Tenemos mucho de qué hablar, afortunadamente a lo largo de la historia hay quienes le han dado la importancia debida a este grano y han dejado información muy valiosa que podemos aprovechar para aprender y mantener viva la producción y las tradiciones que con ella se dan.

Déjenme contarles una breve reseña sobre la época dorada del cacao en Tabasco.

Desde el principio del siglo XX se reconoce a la Chontalpa tabasqueña como una región cacaotera por excelencia.

La época dorada del cacao en Tabasco.- Esteras de bambú rajado
1. Secado del cacao utilizando el método natural al sol sobre pisos de madera o esteras de bambú rajado

Karl Kaerger

De origen alemán, quien fue uno de los agrónomos más importantes de su época, visitó Tabasco en 1890.

Señala que a pesar del  restigio tradicional que poseía en ese momento el cultivo de cacao en el Soconusco, Chiapas, éste disminuyó considerablemente en el momento en que los inmigrantes impusieron el cultivo del café, producto que de alguna manera llegó a competir con el consumo del cacao y el chocolate en México.

Durante el gobierno de Tomás Garrido Canabal (1922-1935) se crea la primera cooperativa cacaotera en el municipio de Comalcalco.

Era la única entidad autorizada para la venta del grano,  eliminando a particulares y asignado un impuesto al mismo, lo que hizo que los  productores se asociaran para vender sus productos y comprar insumos.

Así se fortaleció la producción de cacao, dando origen a la Federación de Cacaoteros de Tabasco, misma que en 1961 se convirtió en la Unión Nacional de Productores de Cacao (UNPC), agrupando  productores de Tabasco y Chiapas.

Gracias a esta organización de los productores se conformó la Industrializadora de Cacao de Tabasco la INCATAB, que tenia la capacidad de procesar 15 mil toneladas anuales para transformación en pasta, golosinas, chocolate de mesa, polvos, manteca y demás, siendo la más grande de América Latina, para ese entonces.

Generaba aproximadamente 400 empleos permanentes durante todo el año.

Contaban con almacenes en la Ciudad de México, Veracruz y Tabasco, unidades de  transporte como  tractocamiones y remolques, unidades de refrigeración, pipas, grúas, unidades de aerofumigacion, parcelas de experimentación, viveros, y toda una infraestructura para la transformación y la distribución de los productos.

2. Granos de cacao fermentados y secos.

Tabasco poseía una gran industria transformadora de cacao.

Hasta que la intervención del gobierno y una mala administración ocasionó que, en 1990 se declarara en quiebra y se vendiera el 80% de los activos.

En ese momento el interés de los productores por recuperarse empezó a decaer y los apoyos del gobierno fueron
escaseando.

Hoy en día, la producción de cacao se mantiene principalmente por las familias campesinas de pequeña y mediana escala, quienes normalmente lo venden en baba (verde) a pequeñas  cooperativas o emprendimientos de cacao que se dedican a la transformación.

Evolución lenta

Pese que el cacao es una  producción originaria en México, su transformación, el desarrollo industrial y teórico para mejorarlo ha tenido una evolución lenta en el país, aunque cabe decir también, que en los últimos años ha venido cambiando la manera de ver y consumir el cacao.

Ha ayudado mucho que se busque mayor calidad en toda la cadena productiva, retomando fuerza, de tal manera que las familias productoras vean nuevamente la producción del grano como una fuente importante de ingresos.

Actualmente podemos encontrar muchos  emprendimientos de chocolaterías, que compran en pequeños volúmenes, pero de manera constante, a productores y/o intermediarios la materia prima, que es el cacao seco. 

También hay quienes llevan una larga trayectoria como transformadores del cacao y han logrado posicionar sus chocolates (por mencionar un producto) con distintos reconocimientos internacionales por su buena calidad.

En el futuro haremos mención de algunos de estos  emprendimientos para mostrar lo grande y noble que es este grano.

Recuerden que los dioses lo dejaron para darnos riqueza y sabiduría.

Reflexionando un poco, es importante tomar conciencia y valorar lo hecho y producido en México.

El cacao, junto con otros productos tales como el maíz, el frijol, la calabaza, el tomate y más, son cultivos nativos de gran valor.

——-

ANA CRISSTELL MARTÍNEZ OVANDO

Originaria de Macuspana, Tabasco, radica actualmente en Villahermosa.

Licenciada en Dirección de Ventas, con experiencia en la industria del petróleo y en el sector salud con enfoque en la venta de servicios y equipo médico, es actualmente emprendedora del cacao y el café.

Desarrolla un proyecto de recuperación del procesamiento del cacao como herencia familiar con la marca Es Cacao.

Perfecciona, junto con su pareja, conocimientos en fermentación y transformación del grano, así como en el desarrollo de un programa enfocado en el ecoturismo del cacao, con la finalidad de compartir conocimientos y experiencias.

En materia de café, cuenta con una barra en la que además, de degustación, ofrece cursos y talleres.

La época dorada del cacao en Tabasco

¿Te gustaría recibir más artículos como estos en tu email?

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Start typing and press Enter to search